Garbanzos viudos

Garbanzos viudosHoy tenemos más legumbres, todo sea por salvar la dieta mediterránea.  Estos humildes garbanzos tienen un nombre singular, pero es que los conocí así y es difícil cambiar la identidad de una receta, no vaya a ser que pierda el encanto.Los hacía mi suegra cuando no quería dedicarle mucho tiempo a la cocina y sabía que tendría el éxito asegurado. En invierno se toman calientes y en verano, a temperatura ambiente. Saben a hogar y te dejan el estómago contento, aunque no llevan ningún tipo de compañía animal . Si cuentas con buena materia prima, no se despellejarán durante la cocción y su digestión no te traerá problemas. Y si te sobran, al día siguiente estarán aún más ricos.

Siempre que puedas utiliza garbanzo nacional, la calidad es incomparable. A mí me gusta el pedrosillano para el cocido y el grande para estos garbanzos viudos, pues aguanta bien el día después. Además, puedes cocer más de la cuenta para hacer humus, esa crema árabe que lleva sésamo, o unos garbanzos fritos. Tú decides.

Ingredientes

  • 500g de garbanzos grandes
  • 3 patatas medianas (optativo)
  • 2 dientes de ajo
  • 1 ramito pequeño de perejil
  • sal
  • Aceite de oliva virgen extra para aderezar

Preparación

  1. La víspera por la noche poner los garbanzos a remojar. Si el agua de tu tierra es dura, añade una pizca de bicarbonato.
  2. Al día siguiente, retirar el agua de remojo y ponerlos a cocer en una olla junto con las patatas peladas y la sal. Verter agua que les cubra un dedo por encima; no necesitan más salvo que los cuezas en una olla normal, pues en ese caso se evapora más líquido y tendrás que estar atento a que no les falte agua.
  3. Cocer 12 mn en olla superrápida, 40 mn en olla a presión tradicional y una hora y media en la cazuela de toda la vida. Los tiempos varían en función de la calidad del garbanzo.
  4. Mientras tanto, poner un poco de sal en un mortero, añadir los ajos y aplastarlos. Añadir el perejil picado por encima y majar con la mano del mortero hasta que se haga una pasta.
  5. Añadir un buen chorro de aceite de oliva, (unos 75 cc aproximadamente) hasta que quede una emulsión verde:Majando ajo y perejil
  6. Una vez cocidos los garbanzos, retirar casi todo el líquido de cocción y reservarlo.
  7. Añadir el majado de ajo y perejil a la olla y remover. Si ha quedado demasiado seco, añadir más líquido de cocción. Si, por el contrario, los dejaste demasiado mojados, aplasta unos cuantos garbanzos en el mortero hasta hacer una pasta que añadirás a la olla para engordar un poco el caldo.
  8. ¡Y a comer!Garbanzos listos
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entrantes, Sin gluten y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s