Gambones al horno

 

Gambones titular

Este suculento entrante-primer o segundo plato- aperitivo de lujo-complemento exquisito -salva  imprevistos- se lo debo a mi cuñado, que es muy apañao. 

Ponte en su lugar: estás de domingo, te has trabajado los deberes domésticos, has preparado una comida algo más elaborada de lo habitual y cuando te vas a sentar a tomar tu merecido aperitivo llaman a la puerta tus hermanos, o tus amigos, o tus vecinos tan simpáticos o tus hijos que hace tiempo que no achuchas. Ven el atractivo escenario que has dispuesto amorosamente en tu terraza o balcón o patio y se les van los ojos. Y como eres más bueno que un pan, pues les invitas a compartir esa cervecita y esos aperitivos y acabas proponiendo un almuerzo dominical para todos.

A la hora de poner la mesa caes en la cuenta de que tu plato estrella es muy brillante pero escaso para tanto personal y necesitas añadir algo más contundente que una bolsa nueva de patatas fritas. Ahí recuerdas la receta que escuchaste en la pescadería cuando compraste unos gambones congelados. Y ¡zas!, problema resuelto en el tiempo que se termina el aperitivo y se organiza la mesa.

La gran dificultad de este plato es descongelar adecuadamente los gambones y contar con un grill en condiciones, que casi todos los hornos lo tienen. Si no tienes horno, puedes hacerlos igualmente a la plancha pero ya sabes que deja la cocina perfumada durante un tiempo.

Si en lugar de congelados tienes gambones o incluso langostinos frescos, el plato sumará unas cuantas estrellas.

Ingredientes

  • 12 gambones o langostinos grandes crudos congelados
  • Sal gruesa, al gusto
  • Aceite de oliva

Preparación

  1. Para descongelar los gambones, lo mejor es dejarlos la noche anterior en el frigorífico, dentro de un colador sobre un cuenco o en un tupper con rejilla para que no entren en contacto con el agua de descongelación que les da ese sabor tan indeseable. En mi caso, como siempre se me ocurre a última hora, los pongo en agua fría (o incluso tibia, ains) 15 minutos antes de prepararlos. No los descongeles en el microondas porque acaban calentándose en algunas partes. Descongelando gambones
  2. Calentar el grill del horno a máxima potencia.
  3. Colocar los gambones descongelados directamente sobre una fuente resistente al horno, incluso en la misma bandeja del horno.
  4. Gambones destacada
  5. Espolvorear escamas de sal por encima y rociar con un hilo de aceite de oliva.Con sal gruesa
  6. Introducir en el horno bajo el grill a unos seis-ocho centímetros de distancia de la fuente de calor y a los cinco minutos girar los gambones para que se doren por el otro lado. Con tres minutos más suele ser suficiente. Si son pequeños, reducir el tiempo de cocción, evitando que se queden secos.
  7. Servirlos inmediatamente. Es buena idea colocar recipientes con agua de limón en la mesa para enjuagarse los dedos después de comerlos, porque están mucho más ricos comidos con la mano.Gambones emplatados
Esta entrada fue publicada en Aperitivos, Celebraciones, Entrantes, Fast good, Ligeros, Sin gluten, Sin lácteos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s