Anchoas marinadas

Anchoas marinadas

Anchoas marinadas

¿Te gustan las anchoas? ¿No encuentras las que tienen el grado de sal adecuado? ¿Te gustaría prepararlas tú mismo en menos de una hora? Bien, pues aquí te presento una manera de hacerlas mucho más fácil de lo que puedas imaginar.

Esta receta es el resultado de varios  intentos fallidos de hallar una anchoa que tuviera su punto justo de sal y que pudiera paladearse sin el apoyo del pan, del tomate o de la lechuga de turno. Comprobarás que se valen por sí mismas y adquieren todo su protagonismo con el aceite que las suaviza sin ocultar su potencia.

Empecé probando a marinarlas como habitualmente se hace el salmón y me salieron unas suelas de anchoa que no servían ni para convertirlas en paté. Reduciendo el tiempo de salazón descubrí que con media hora era suficiente para que tuvieran el punto justo de sal y la textura entera que seduce e invita a tomar otra y otra más. Después de que se me secaran las primeras a los dos días de hacerlas, se me ocurrió dulcificarlas con aceite, lo que aumentó su durabilidad.

No hay que olvidar que se trata de una semiconserva, es decir, requiere frío en su conservación. Y como es un pescado sin cocción, debe ser congelado previamente y descongelado antes de marinarlo. Pero es tan sencillo y da tanto juego en la mesa y en la cocina que merece la pena el tiempo de espera mientras duermen en el congelador (con unas seis horas es suficiente).

Se conservan en su aceite y refrigeradas al menos una semana. No he podido comprobar si duran más porque siempre se acaban antes de terminar el experimento.

INGREDIENTES  

  • 500 g de boquerones o anchoas grandes, los que se eligen para hacer en vinagre, congelados  previamente sin vísceras ni cabeza y descongelados
  • 500g de sal gruesa
  • 250 g de azúcar
  • Aceite de oliva virgen extra para cubrir las anchoas una vez marinadas

PREPARACIÓN

  1. Mezclar la sal y el azúcar en un bol grande. Si tienes esencia de humo (lo que le ponen a las carnes a la plancha en los restaurantes) puedes añadir una cucharadita de las de café. Eso le da un toque ahumado pero no es imprescindible.
  2. En una fuente de cristal (para que no coja olor) disponer una capa de la mezcla de sal
  3. Colocar cuidadosamente filetes de boquerón en una capa
  4. Cubrir con otra capa de sal
  5. Poner otra capa de filetes de boquerón en orden y cubrir con  más mezcla de sal y seguir alternando hasta que la última capa sea de sal y cubra bien los filetes de pescado:

    Preparando la salazón

    Preparando la salazón

  6. Dejar marinar media hora o algo menos si los boquerones son pequeños
  7. Retirar la sal y lavar las anchoas bajo el grifo.
  8. Secarlas con papel de cocina. Para que conserven su forma, hacer capas con los filetes de anchoa y los papeles, prensándolos ligeramente.
  9. Disponerlas en una fuente y bañarlas en aceite de oliva:

    Baño de aceite

    Baño de aceite

  10. Ya están para comérselas:

    Tartaletas de anchoas, tomate y queso de cabra

    Tartaletas de anchoas, tomate y queso de cabra

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Aperitivos, Conservas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s