Mermelada de moras

Mermelada de moras

Es tiempo de moras, de buscar entre las zarzas maldiciendo las ramas que desgarran la piel y la ropa. Este año, el verano caluroso y las escasas lluvias de agosto que han caído por el centro han dado frutos sabrosos y de buen tamaño, con pepitas de piel fina. Si eres capaz de conservar unas cuantas sin comértelas mientras haces la recolección, te invito a preparar esta delicada mermelada. No te arrepentirás.

La tarea es sencilla pero lleva algo de tiempo, salvo que cuentes con un robot de cocina que lo haga por ti. Pero no es lo mismo: el aroma que desprenden las moras al cocer con el azúcar tiene un encanto que no percibes si lo haces a máquina.

Ingredientes

  • 1 kg de moras de zarza
  • 500g de azúcar
  • El zumo de un limón

Preparación

  1. Lavar las moras y retirar las impurezas y rabitos que pudiera haber.
  2. Ponerlas en una cazuela grande de fondo grueso con unas diez cucharadas de agua, que no se encharquen. Dejarlas cocer a fuego medio durante 10 minutos o hasta que estén tiernas y el agua casi se haya evaporado.
  3. Añadir el azúcar y remover. Cuando el azúcar se haya disuelto y empiece hervir, triturar con una batidora de brazo (minipimer), con cuidado de no quemarse.
  4. Cocer a fuego medio durante 20-30 minutos, hasta que vaya espesando la mermelada. Remover de vez en cuando para evitar que se pegue, sobre todo al final de la cocción.
  5. Comprobar que está en su punto tomando un poco con una cuchara y poniéndolo en un plato: al soplar, tienen que aparecer arruguitas y  al pasar el dedo por la cuchara, la huella debe permaner sin borrarse. Añadir el zumo de limón e incorporarlo dando vueltas con una cuchara.
  6. En ese momento, retirar del fuego y con cuidado pasar la mermelada por el chino. Así se quitan las pepitas pero se pierde mucha mermelada, por lo que algunas personas prefieren dejar las pepitas y que la mermelada conserve su tacto crujiente. Eso va en gustos.
  7. Verter la mermelada en tarros esterilizados. Cerrarlos bien y ponerlos boca abajo durante 30 segundos. Si los tarros están limpios, no es necesario esterilizarlos de nuevo. En caso contrario, ponerlos al baño maría durante 10 minutos en una cazuela amplia y protegidos con paños de cocina (ver receta de Bonito en aceite). Dejar enfriar dentro de la cazuela, secar y etiquetar.
  8. La mermelada así preparada se conserva durante varios años. Tiene una textura aterciopelada y un sabor incomparable a verano, lluvia y  flores. No sólo sirve para acompañar las tostadas con mantequilla. Pruébala con un helado de vainilla o nata y sabrás lo que digo. O cubriendo un queso fresco de cabra…o un trocito de paté…
  9. Siempre la puedes regalar, es otro tesoro de despensa bienvenido:

    Mermelada vestida de gala

    Mermelada vestida de gala

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Conservas, Postres, Sin gluten y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Mermelada de moras

  1. Pingback: Mermelada de naranjas amargas | Recetas para encantar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s