Judías verdes con Ajoblanco

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Mi intención era presentar alguna verdurita y con ese afán me dispuse a cocinar al vapor las judías. Pero aparecieron unas almendras a la vista y ya todo se enredó: recordé el día en que probé el Ajoblanco en modo salsa y la frase de Elsa repicando en mi interior: “….con judías verdes….pruébalo con judías verdes…es algo increíble…”.

Dicho y hecho: ajoblanco con judías verdes a la vista.

El único problema es que no sabía yo cómo se hacía el ajoblanco salsero, pues la receta de sopa de almendras avinagrada que había intentado con tan poco éxito en otras ocasiones no se parecía en nada al mojo denso, profundo y revitalizante que probé con Víctor y Elsa aquella vez. Un par de fracasos más y conseguí esta salsa espesa que encaja de maravilla con las judías verdes, jugando  al contraste de texturas entre la verdura y la almendra, la acidez del vinagre y la dulzura de las judías, el picante rabioso del ajo frente a las plácidas verduras deshilachadas. Si no lo pruebas, te parece increíble. Si lo pruebas, también.

Ingredientes

  • 750 g de judías verdes
  • 100 g de almendras crudas, sin piel (si la tienen, escáldalas para pelarlas)
  • 1 diente grande de ajo
  • media cucharadita de sal (al gusto, rectificar al final)
  • 50 g de pan atrasado  y remojado en agua
  • 60 g de aceite de oliva virgen extra
  • 25 g de vinagre de vino

Preparación

  1. Quitar las hebras a las judías, lavarlas  y partirlas en trozos menudos.
  2. Sazonar y ponerlas a hervir al vapor (en un cesto metálico agujereado en la olla a presión o en un colador sobre un cazo con agua hirviendo). En cuatro o cinco minutos estarán listas, pues quedan mejor si están ligeramente crujientes, no lacias.
  3. Mientras tanto, poner en el vaso de la batidora los restantes ingredientes, eliminando el agua que haya podido absorber el pan.
  4. Triturar con paciencia hasta obtener una crema fina. Rectificar de sal.
  5. Presentar las judías bajo una capa de ajoblanco y dejar el resto de la salsa en un bol cercano, porque a todo el mundo le gusta repetir.
  6. Si acaso sobra salsa, se conserva muy bien durante un par de semanas si está bien tapada en el frigorífico, gracias al ajo, al aceite y a la sal que lleva.
  7. ¿Increíble o no?
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Aperitivos, Entrantes, Sin gluten y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s