Empanadillas

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Puedo mostrar cómo crujen estas delicias caseras al darles un bocado pues es fácil grabar el sonido. Lo que resulta imposible es hacerte llegar todos los sabores que encierran entre sus dos pliegues de masa crujiente y ligera pues el interior lo decides sobre la marcha en función de los restos que tengas en la nevera.

Es mi plato sostenible favorito. En este caso utilicé las raspas del pescado que habían quedado de un caldo corto, pero puedes arreglarte con restos de cocido, de pollo asado, de fiambre o de vegetales variados. Siguiendo el principio de no tirar nada de comida, separa la carne adherida a las espinas de varios pescados o a los huesos del asado: te asombrarás de la cantidad que habitualmente desperdiciamos.  Solamente añadir un sofrito de cebolla y pimiento, aliñar con pimentón y algún guisante perdido y…¡zas! ¡La magia hecha  relleno!

Lo que lleva tiempo es la masa y la confección. Así que te recomiendo hacer una buena cantidad para que te duren, o bien puedes hacer una empanada grande en lugar de piezas pequeñas, como hacía mi madre rellenándola de bonito con tomate. Pero las pequeñas son más atractivas, no necesitan nevera, se pueden congelar, se trasladan sin envoltorio, se comen sin utensilios y siguen resultando amorosísimas al día siguiente, y al otro y al otro. Son de lo más viajero y económico y no encontrarás nada parecido en el las tiendas. Como las tuyas, ya verás, no habrá ninguna.

Ingredientes

Para unas 18-20 empanadillas grandes

Relleno

  • 3 cebollas grandes
  • 2 pimientos verdes medianos (o rojos, si es lo que tienes)
  • 5 cucharadas de aceite de olivan virgen extra
  • 200g de migas de pescado, de carne guisada, asado, verduras, queso y jamón…
  • 80 g de guisantes (pueden ser congelados)
  • 1 cucharada sopera de pimentón
  • sal

Masa

La proporción original de la receta es por cada cucharada sopera colmada (con copete) de harina, añadir una de agua y media de aceite y una pizquita de sal. Por cada cucharada salen tres empanadillas. Yo he calculado su peso para que no te líes con las medidas. 

  • 500g de harina (puede ser de fuerza o normal, o una mezcla de ambas)
  • 240 g de agua (24 cucharadas)
  • 12 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen
  • 1 cucharada sopera rasa de sal
  • 1 huevo batido

Preparación

  1. Comienza preparando el relleno. Calienta el aceite en una sartén y sofríe la cebolla y el pimiento muy picados.
  2. Cuando la cebolla se torne transparente, añade el pimentón y los guisantes. Tapa la sartén y deja que cueza unos minutos a fuego lento. Los guisantes se ablandarán aún más durante la cocción en el horno, no hace falta que queden blandos.

    Relleno de pescado

    Relleno de pescado

  3. Mientras tanto, en un bol grande vierte la harina y mézclala con la sal.
  4. Haz un hueco en el centro y añade el agua (mejor tibia) y el aceite, dando vueltas con una cuchara. Aunque te parezca demasiado seca la masa, espera a añadir más agua a cuando hayas amasado un poco.
    Haciendo la masa. Un poco seca.

    Haciendo la masa. Un poco seca.

     

  5. Haz una bola con la masa dentro del bol, recogiendo toda la harina que quede adherida a las paredes.
    Haciendo la bola de masa

    Haciendo la bola de masa

    Saca la masa sobre la mesa.

  6. Calienta el horno a 200 ºC y prepara dos bandejas forrándolas con papel encerado o teflón.
  7. Amasa la masa  siguiendo el movimiento de estirar con el talón de la mano derecha hacia adelante y enrollando la masa a la inversa con los dedos. Más o menos así:
    Amasando 1

    Amasando 1

     

  8. Amasando 2

    Amasando 2

    Recogiendo de vuelta

    Recogiendo de vuelta

    Si no te sale, hazlo a tu manera hasta que la masa se vuelva elástica y al hacer un palo con ella y estirarla no se rompa. No hace falta amasar más de 10 minutos. A veces hay que añadir un poco de agua mojándonos las manos, pero espera hasta haber amasado un poco porque con el movimiento la masa se vuelve más “húmeda”. Si por el contrario tienes que añadir harina, hazlo espolvoreando la mesa con poca cantidad varias veces. Esta masa no lleva levadura y por tanto tiene que ser utilizada en el momento. Si la dejas reposar se vuelve indigesta e inmanejable.

    Masa lista para estirar

    Masa lista para estirar

  9. Divide la masa en dos partes y estira una de ellas con el rodillo hasta que consigas una capa muy fina. Cuanto más delgada sea la capa, más crujiente y ligera saldrá la empanadilla.
  10. Con ayuda de un platillo, corta círculos y retira la masa sobrante.OLYMPUS DIGITAL CAMERA
  11. Pinta con huevo batido la mitad de cada circunferencia y rellena con un poco de esa delicia que has preparado en la sartén. No pongas demasiado que luego resulta difícil cerrar la empanadilla y se desborda en el horno.

    Rellenando y sellando

    Rellenando y sellando

  12. Dobla y sella las empanadillas presionando con un tenedor o colócalas en vertical y presiona con los dedos para hacer un cierre ondulado.
  13. Coloca las empanadillas en la bandeja y pinta con huevo batido. Introduce en el horno a 200ºC (si tiene aire, 180) durante 35-40 minutos, hasta que estén doradas.

    Listas para hornear

    Listas para hornear

  14. Déjalas enfriar un poco.

    Empanadillas horneadas

    Empanadillas horneadas

  15. Apuesto a que no consigues que lleguen a enfriar del todo sin haberlas hincado el diente.

    Empandillas de pescado

    Empandillas de pescado

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Aperitivos, Conservas, Entrantes, Segundos, Sostenible y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s