Yogures al punto

Yogures caserosEl yogur casero es como el pan hecho a mano, imperfecto y sabroso, con un sello de autenticidad que te enorgullece y reconoces en cada cucharada. Requiere menos cuidados que el pan, aunque tiene en común la fermentación y el reposo. Y admite personalizaciones: puedes hacerlo ácido, espeso, ligero, sólido, dulzón, solo o con frutas, semillas  y cereales, listo para tomar o prepararlo para que dure unos cuantos días…¡Qué te voy a contar!

Descubrí el yogur casero por casualidad, viajando por Soria. Había comprado leche fresca en un pueblecito y la guardé en el único recipiente disponible: la cantimplora de aluminio que entonces llevábamos para las excursiones. Se quedó olvidada en la bandeja trasera del coche y cuando fui a tomarla para merendar se había convertido en un yogur delicioso gracias al sol que le había llegado a través del cristal.

Puedes reproducir esa fermentación espontánea poniendo leche fresca al sol en un tarro de cristal, pero ahora no es fácil encontrar leche cruda en cualquier pueblo. Y para que salgan los yogures bien cuajados con leche envasada necesitarás un poco de leche en polvo. Si te gustan más bien líquidos, simplemente mezcla un poco de yogur natural con un litro de leche y déjalo en la encimera de tu cocina. O en un lugar más bien abrigado. Si te gustan los yogures espesos como los griegos, deja reposar un litro de yogur natural en una gasa (yo utilizo una bolsita de malla o un filtro de cafetera de nylon) durante un día en la nevera. Conseguirás un yogur oriental auténtico incluso con leche desnatada; si lo dejas tres días en la nevera, obtendrás un queso de untar increíble.

Recuerda que puedes utilizar tus propios yogures caseros como “siembra” de futuras tandas de yogur hasta ocho veces. Luego las bacterias se debilitan y piden algún amigo extranjero que venga del supermercado.

Ingredientes

  • 1 litro de leche (puede ser desnatada, sale igual de bien)
  • 2 cucharadas de leche en polvo (también desnatadas, si estás en plan ligero; si te gusta el yogur poco consistente, no le pongas leche en polvo)
  • 1 yogur natural (griego, si deseas obtener un yogur sin acidez; si deseas un yogur más ácido, utiliza un yogur normal, con o sin nata )

Preparación

  1. Calienta la leche a 40ºC (utiliza un termómetro si es preciso, porque a más temperatura se destruyen las bacterias encargadas de la fermentación láctea)
  2. Añade la leche en polvo y el yogur que utilizaremos de “siembra”.
  3. Bate con varillas o batidora de brazo o robot de cocina hasta conseguir una mezcla homogénea.
  4. Verter en un termo, o en vasitos que irán a la yogurtera o al horno, o en una olla de paredes gruesas calentada previamente y luego envuelta en una manta o mantenida en el horno . Si tienes Thermomix, puedes dejarlo en el vaso y envolver después el robot con una bolsa isotérmica.
  5. Dejar reposar en lugar cálido durante 6-8 horas, según la temperatura ambiente, o en el horno con la puerta cerrada a 45ºC.
  6. Refrigerar y conservar durante una semana como máximo.
  7. También puedes preparar yogur griego introduciendo el yogur casero recién hecho en el filtro o gasa y dejándolo en la nevera 24 horas. Obtendrás el yogur espeso en la gasa y retirando el suero sobrante disfrutarás de un yogur líquido estupendo.
    Filtrando el yogur

    Filtrando el yogur

    OLYMPUS DIGITAL CAMERA

  8. Variaciones:
    Yogur líquido, normal y griego. Todos caseros.

    Yogur líquido, normal y griego. Todos caseros.

    1. Yogur con frutas: poner dos cucharadas soperas de mermelada en los vasitos individuales y luego seguir el paso 4. En la imagen aparecen mis preferidos: con mermelada de moras.
    2. Yogur con semillas y frutas secas: coloca en los vasitos un puñado de frutos secos, cereales o semillas y seguir paso 4.
    3. Yogures dulces: añade azúcar, miel, edulcorantes sin calorías o sirope de arce o agave a la mezcla y sigue el paso 4.
    4. Yogures de sabores: añade una cucharada de caramelo líquido, o sirope de fresa, de chocolate o vainilla a cada vasito de yogur, bate bien y sigue el paso 4.
    5. Yogures inventados: menos sobrasada, les puedes poner casi cualquier cosa.

      Yogures naturales y de moras

      Yogures naturales y de moras

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Desayunos y meriendas, Fast good, Ligeros, Postres, Sin gluten, Sostenible y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s