Baklava

BaklavaAllí donde se juntan Oriente y Occidente, siempre cerca del Mediterráneo, se degusta esta  locura de miel, frutos secos y aromas de flores. Si hay un dulce por excelencia, se llama baklava. El mejor compañero del té, a cualquier hora del día. Es dulce, pero no empalaga, aunque hay que tomarlo en porciones menudas porque lleva concentrados todos los perfumes del Oriente Medio.

La historia de este baklava comenzó en mi cuartito de estar, un domingo cualquiera, cuando me llegó la receta de Robert Carrier en un fascículo de su increíble enciclopedia gastronómica. Lo difícil era encontrar aquella “masa filó”, que parecía un hojaldre convertido en papel. Semanas después la encontré en la carnicería árabe del barrio y ese mismo día hice mi primer baklava. El resultado fue magnífico y desde entonces no ha dejado de satisfacer mis ansias orientales.

El auténtico baklava lo disfruté después en Marruecos y en Grecia, donde mi amigo Thanasis me explicó cómo se hacía la masa (en griego, filó quiere decir masa). Y el más espectacular lo encontré, cómo no, cerca de la Cisterna en Estambul. Hasta cargué con uno de esos rodillos especiales para hacer filó desde  la Turquía más profunda hasta casa, pero no he tenido paciencia suficiente para alcanzar la finísima transparencia que ofrecen las masas  envasadas y que ahora puedo encontrar en cualquier supermercado grande. Así que no te sientas traidor si haces trampa con la masa comprada.

Ingredientes

  • 500g de masa filó
  • 250 g mantequilla sin sal, derretida
  • 500g de nueces, almendras y/o pistachos, picados
  • 2 cucharadas soperas de azúcar
  • 1 cucharada sopera de canela molida
  • 1 pizca de cardamomo molido (es opcional, pero da un aroma extra)
  • Para el almíbar:
    • 250g de azúcar
    • Jugo de medio limón
    • 1 cucharada sopera de miel
    • 1 cucharada sopera de agua de rosas (la venden en farmacias)
    • 1 cucharada de agua de azahar

Preparación

  1. Prepara primero el almíbar hirviendo el azúcar con 150 cc de agua y el zumo de limón durante unos minutos, hasta que espese lo suficiente como para cubrir el dorso de una cuchara. Retira del fuego, agrega la miel, el agua de rosas y de azahar y deja enfriar.
  2. Mezcla los frutos secos picados con la canela, las dos cucharadas de azúcar y la canela. Incorpora el cardamomo molido si lo tienes. Revuelve bien.
  3. Calienta el horno a 150ºC.
  4. Engrasa con mantequilla una fuente metálica. Saca las láminas de pasta filó solamente cuando las vayas a usar, ya que se secan fácilmente y se vuelven quebradizas. Es útil taparlas con un paño húmedo mientras tanto.
  5. Pon una hoja de pasta filó en la fuente y báñala con la mantequilla fundida. Pon otra hoja y píntala igualmente con mantequilla. Bueno, haz esto con otras tres hojas más.

    Forrando la fuente

    Forrando la fuente

  6. Añade ahora la tercera parte del relleno y reparte bien por toda la superficie.

    Añadiendo el relleno

    Añadiendo el relleno

  7. Pon otra hoja de pasta filó encima, pincela con mantequilla fundida y cubre con otras cuatro hojas más.
  8. Coloca otra tercera parte del relleno y continúa hasta terminar con cinco hojas de pasta.

    Terminando con pasta

    Terminando con pasta

  9. El baklava de la imagen tiene solamente dos capas de relleno porque lo hice con restos de masa y frutos secos. No te preocupes si crees que es un pastel muy grande porque se conserva mucho tiempo a temperatura ambiente, siempre que lo protejas de la humedad y de otros olores. 
  10. Recorta la pasta, pasando un cuchillo sobre el borde de la fuente. Haz cortes horizontales a intervalos de unos 4 cm y luego otros cortes atravesados, formando rombos o cuadrados, como más te guste o mejor te salga.
  11. Cortando el baklava

    Cortando el baklava

  12. Hornea el baklava 45 minutos, hasta que haya subido y esté dorado.

    Recién horneado

    Recién horneado

  13. Saca la fuente del horno y riega el pastel con el almíbar frío.

    Añadiendo el almíbar

    Añadiendo el almíbar

  14. Deja enfriar antes de servir y corta el backlava siguiendo las líneas originales.
  15. ¿Preparado para zambullirte en las Mil y una Noches?Concentrado de Mil y Una Noches
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Desayunos y meriendas, Postres y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Baklava

  1. Madre mia Ana, acabo de ver mi postre favorito desde que era niño. Hay algo mas rico que los frutos secos, la miel los aromas y la masa philo ? Esto es un pecado. Porque ya es tarde que sino me iba a buscar una baklava ahora mismo !!
    Muchas gracias por la receta
    Luis

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s