Alcachofas empanadas

Alcachofas empanadas 3Tengo la impresión de que las alcachofas generan pasiones arrebatadas: o las amas o las odias con ardor.  El avezado lector habrá adivinado que soy de las primeras: doy mi reino por unas alcachofas bien cocinadas al dente, a la plancha, al horno, fritas, en ensalada…todas me parecen inigualables. Hasta considero las que vienen en conserva si el autor puso mimo al escoger las piezas y no se extendió en el ácido cítrico para alargar su vida.
Pues nunca las había probado empanadas.
Y como alguna vez tiene que ser la primera, el otro día me sorprendí a mi misma con esta sugerencia. Lo cierto es que quería imitar la tempura japonesa, que tanto ennoblece a las verduras. Pero como no había el ingrediente principal en mi despensa, se me ocurrió el empanado, que es más castizo y más bruto que la delicada tempura. Y vamos, salió algo tan bueno que he decidido convertirlo en plato estrella del mes.
Para sortear la ardua tarea de deshojar alcachofas hasta llegar a su corazón, se me ocurrió introducirlas tal cual en la olla a presión, con todas sus hojas. Luego resultó sencillísimo retirar las hojas sobrantes y rescatar el tierno corazón para empanarlo.

Ingredientes

  • Todas las alcachofas que quepan en tu olla (en la mía, 1.500g aproximadamente)
  • Pan rallado (250g)
  • 1-2 Huevos
  • Aceite abundante para freír, de oliva preferentemente
  • Sal y pimienta

Preparación

  1. Llenar la olla con las alcachofas que quepan en su interior, sin apretar.
  2. Añadir sal, agua suficiente para hacer el vapor (unos cinco centímetros de altura) y opcionalmente unas gotas de jugo de limón.
  3. Cocer al vapor hasta que estén hechas (unos 7-8 minutos en olla de presión rápida), es decir, que las hojas exteriores se caigan al tocarlas.
  4. Dejar enfriar y retirar las hojas externas y los rabitos, que también se aprovechan. Cortando la alcachofa
  5. Cuando aparece el corazón tierno, reservar. En este punto se pueden guardar en el frigorífico para continuar su elaboración más tarde o incluso al día siguiente.Corazón de alcachofa
  6. Calentar el aceite en una sartén honda, cuidando de que no se queme.
  7. Rebozar las alcachofas en pan rallado, huevo y de nuevo en pan rallado.
  8. Freír en tandas hasta que estén doradas.
  9. Reposar sobre papel de cocina para retirar el exceso de grasa.
  10. Servir calientes. Combinan muy bien con esas salsas raras que suele haber en los frigoríficos a la espera de una buena ocasión.Alcachofas empanadas2
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Aperitivos, Entrantes, Fast good, Ligeros, Sin lácteos, Vegetariano y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s